¿Aseguramos nuestra vivienda?

Los invito a ver los rasgos más importantes del seguro de la vivienda y lo que recomiendan los especialistas en este supuesto, que nos podría salvar de pagar elevadas sumas de dinero.

Seguro para la vivienda

Seguro para la vivienda

¿Por qué los especialistas afirman que lo mejor es asegurar la vivienda? ¿Cuántas veces hemos causado daños o destrozos a viviendas vecinas? ¿Cuántas veces nos hemos hecho cargo de los daños producidos por un caño roto o desperfecto de algún electrodoméstico o equipo? ¿Cuántas otras veces hemos roto alguna ventana?

Muchas preguntas ¿no? Pero precisamente estas preguntas son las respuesta del porque debemos asegurar nuestra vivienda. Cuando se producen algunos de estos lamentables sucesos de forma accidental e involuntaria, el ámbito para resolverlo es el de las aseguradoras.

Ya para uno mismo es tedioso cuando sucede algún daño en las tuberías, o daños por agua, electrodomésticos, algún incendio, etc. Pero mucho más tedioso es cuando encima estos sucesos dañan la vivienda vecina. Y aquí está la importancia de asegurar la vivienda, caso contrario, es decir, no tener seguro en la vivienda, hará que desembolsemos una cuantiosa suma de dinero para pagarle a nuestro vecino, y arreglar nuestra propia casa.


Claro que la situación tampoco está para sumar otro gasto mensual, pero cada uno sacará las propias conclusiones y verá que prefiere hacer, si asegurar o correr el riesgo, y en el lamentable caso que suceda algo, pagar una elevada suma. Digo que cada uno sacará sus propias conclusiones, por que en España, asegurar la vivienda no es obligatorio, y según afirman las entidades, 1 de cada tres viviendas no tiene seguro.

Ahora bien, pasemos a ver los rasgos más importantes del seguro de la vivienda, y lo que recomiendan los especialistas.

El seguro que recomiendan tener, es el seguro de responsabilidad civil. Este seguro da muchas garantías al asegurado, ya que cubre importantes gastos e indemnizaciones por daños a terceros, como el caso de vecinos.

De esta forma, el seguro de responsabilidad civil responde frente a terceras personas por la responsabilidad civil ocasionada de los daños materiales o personales que el asegurado o algún integrante de su familia, tanto dentro como fuera del inmueble, o su bien patrimonial, ocasionen a terceros, cubriendo los posibles gastos e indemnizaciones derivadas de dichos hechos.

Generalmente las pólizas ofrecen un capital de 150.000 euros en este rubro. Sin embargo, es aconsejable contratar aproximadamente 300.000 euros, por posibles graves daños que acarren elevadas sumas para su arreglo.

Para concluir, veamos dos tipos de responsabilidad civil que se relacionan con el asegurar nuestra vivienda.

  • Responsabilidad civil inmobiliaria. Acá se cubren los daños  producidos a terceros por el contenido (lo que hay dentro de la vivienda; muebles, electrodomésticos, objetos decorativos, ropa, etc.) y continente (acá debemos entender al inmueble en sí mismo; suelos, paredes, techos, como los elementos fijos que tenga, por ejemplo, ventanas). De esta forma, por ejemplo, si se rompe una ventana y daña a una persona, el seguro cubre los gastos.
  • Responsabilidad civil familiar. Este seguro cubre los daños sufridos o provocados a terceros por el propietario de la vivienda y los integrantes de su núcleo familiar, dentro o fuera del ámbito de la vivienda. Por ejemplo, la mujer del asegurado rompe el portón del vecino al estacionar mal el coche.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...