Acciones en la Edificación Parte III

Terminando con las Acciones en la Edificación, como parte del Documento Básico SE-AE: Seguridad Estructural y resumiremos y comentaremos aquí las principales ideas relacionadas con Acciones Variables como la determinación de la carga de nieve, su coeficiente de forma y el acápite relacionado con las Acciones Accidentales que incluyen al sismo, incendios e impactos.

Continuando con este serie de artículos que incluyen algunos comentarios a los documentos técnicos del Código Técnico de Edificación, como nos quedamos con algunos pendientes del posteo anterior, vamos a terminar con el asunto de las Acciones en la Edificación, como parte del Documento Básico SE-AE: Seguridad Estructural y resumiremos y comentaremos aquí las principales ideas relacionadas con Acciones Variables como la determinación de la carga de nieve, su coeficiente de forma y el acápite relacionado con las Acciones Accidentales que incluyen al sismo, incendios e impactos.

Determinación de la carga de nieve

En cubiertas planas de edificios de pisos situados en localidades de altitud inferior a 1.000 m, es suficiente considerar una carga de nieve de 1,0 kN/m2. En otros casos o en estructuras ligeras, sensibles a carga vertical, los valores pueden determinarse considerando como valor de carga de nieve por unidad de superficie en proyección horizontal, qn, el cual puede calcularse a partir de la fórmula: q n = μ • s k (3.2) siendo: μ el coeficiente de forma de la cubierta, sk el valor característico de la carga de nieve sobre un terreno horizontal, ambos valores se obtienen de las tablas que proporciona el CTE.

Cuando se presenta el caso de una construcción protegida de la acción directa del viento, el valor de carga de nieve podrá reducirse en un 20%. Si se encuentra en un emplazamiento fuertemente expuesto, el valor deberá aumentarse en un 20%.

Para el cálculo de las cargas de nieve en elementos volados que forman parte de las cubiertas de edificio, los cuales se encuentren en alturas mayores a 1.000 m debe considerarse, además de la carga superficial de nieve, una carga lineal pn, en el borde del elemento, debida a la formación de hielo, que viene dada por la expresión (donde k = 3 metros): p n = k •μ2 • s k.

La carga que actúa sobre elementos que impidan el deslizamiento de la nieve, se puede deducir a partir de la masa de nieve que puede deslizar. A estos efectos se debe suponer que el coeficiente de rozamiento entre la nieve y la cubierta es nulo.


Coeficiente de forma.

El viento es un elemento climatológico que muchas acompaña a las nevadas, ello conlleva a un depósito irregular de la nieve sobre las cubiertas de los edificios; esto trae como consecuencia diferencias en el espesor de la capa de nieve, en este caso para calcular el coeficiente de forma de cada uno de ellos, deberá considerarse por ejemplo si el faldón está limitado inferiormente por cornisas o limatesas, para ello si hubiere inclinación menor o igual a 30º el valor del factor de forma será 1, si las cubiertas tienen una inclinación mayor a 60º el valor será 0; por otra parte si hay algún impedimento al deslizamiento, se tomará μ = 1 en base a cualquier grado de inclinación.

Acciones Accidentales.

Se consideran acciones accidentales los sismos, incendios, impactos y cualquiera que se presente sin previo aviso o que no pueda ser determinado su momento de ejecución.

En el caso de sismos, están reguladas en la NSCE, Norma de construcción sismorresistente: parte general y edificación. Los incendios por su parte están definidos en el DB-SI, en las zonas de tránsito de vehículos destinados a los servicios de protección contra incendios, se considerará una acción de 20 kN/m2 dispuestos en una superficie de 3 m de ancho por 8 m de largo, en cualquiera de las posiciones de una banda de 5 m de ancho, y las zonas de maniobra, por donde se prevea y se señalice el paso de este tipo de vehículos.

El impacto considera a la masa como su valor fundamental, sus efectos dependen de la geometría y de la velocidad del cuerpo impactante, así como de la capacidad de deformación y de amortiguamiento tanto del cuerpo como del elemento contra el que impacta. Los elementos resistentes afectados por un impacto deben dimensionarse teniendo en cuenta las acciones debidas al mismo, con el fin de alcanzar una seguridad estructural adecuada; hay que tener en cuenta que los documentos relacionados con el Código Técnico de Edificación consideran sólo las acciones debidas a impactos accidentales, quedando excluidos los premeditados, tales como la del impacto de un vehículo o la caída del contrapeso de un aparato elevador.

En el caso de impacto de vehículos, debe considerarse desde dos puntos de vista: si es exterior, se regulará de acuerdo a las ordenanzas municipales; si por el contrario es interior, debe considerarse en todas las zonas cuyo uso suponga la circulación de vehículos. Los valores de cálculo de las fuerzas estáticas equivalentes debidas al impacto de vehículos de hasta 30 kN de peso total, son de 50 kN en la dirección paralela la vía y de 25 kN en la dirección perpendicular, no actuando simultáneamente, considerando la fuerza equivalente de impacto, la cual actua en un plano horizontal.

En zonas en las que se prevea la circulación de carretillas elevadoras, el valor de cálculo de la fuerza estática equivalente debida a su impacto será igual a cinco veces el peso máximo autorizado de la carretilla. Se aplicará sobre una superficie rectangular de 0,4 m de altura y una anchura de 1,5 m, o la anchura del elemento si es menor, y a una altura dependiente de la forma de la carretilla; en ausencia de información específica se supondrá una altura de 0,75 m por encima del nivel de rodadura.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...