¿Cómo restaurar la melanina?

A pesar de sus características, como todo material, la melanina se deteriora y es necesario darle un lavado de cara. Para ello, o porque simplemente quieres darle un nuevo aspecto al mueble con acabado en melanina, a continuación los pasos a seguir para lograr el mencionado objetivo.

Pintar Melamina

La melanina es una lámina que cuenta con componentes plásticos y poliutiranos, muy utilizada para la fabricación de muebles, debido a su bajo costo, fácil limpieza y a su resistencia a la humedad. De hecho, en varias oportunidades hemos hablado de este material y de los muebles que con él se crean.

A pesar de sus características, como todo material, la melanina se deteriora y es necesario darle un lavado de cara.

Para ello, o porque simplemente quieres darle un nuevo aspecto al mueble con acabado en melanina, a continuación los pasos a seguir para lograr el mencionado objetivo.


Lo primero en lo que debemos trabajar es en lijar la superficie, para ello podemos utilizar una lijadora orbital, la cual nos permitirá mejorar la misma.

Lo siguiente será la colocación de imprimación sobre la madera. En principio bastará con una sola mano. La idea es que la imprimación permita que la capa de pintura, que luego utilizaremos para mejorar el mueble, se fije sin inconvenientes. Será necesario que logremos un acabado uniforme, por lo que es recomendable utilizar un rodillo.

Luego de estos dos primeros pasos dejaremos que la imprimación seque y volveremos a lijar, aunque en esta oportunidad lo haremos de forma manual para que el acabado sea uniforme. Una vez lijado, tendremos que colocar tres manos de esmalte-laca. En este caso también será recomendable utilizar el rodillo y, por supuesto, dejar secar entre mano y mano todo el tiempo que fuera necesario.

Cuando la última de las manos haya secado totalmente, volveremos a lijar la superficie, aunque en esta oportunidad lo haremos con una lija fina (para acabados), también de manera manual. Los restos que hayan quedado tendremos que limpiarlos con un trapo seco.

Todo este procedimiento es necesario en la melanina ya que la superficie de la misma es de difícil adherencia, razón por lo que sin el tratamiento previo, la pintura no logrará fijarse a la superficie y se despegará enseguida.

Una vez que hayamos preparado la superficie y, como decíamos anteriormente, llegue el momento de pintar, podremos hacerlo con pintura acrílica o cualquier otro tipo, utilizando la técnica que queramos, como si se tratara de cualquier otro material.

Si además queremos lograr una mayor protección, podremos aplicar una o más capas de barniz de poliuretano.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...