4 técnicas con las que puedes hacer el cabezal de la cama tú mismo

Si te gustan los cabezales de cama reciclados, o quieres apuntarte a las tendencias de decoración low cost, hoy te damos unas cuantas ideas hazlo tú mismo.

cabecero

Los tutoriales de hazlo tú mismo están muy de moda. De hecho, no es la primera vez que se convierten en protagonistas en nuestro blog. En este caso concreto, queremos hablarte precisamente de cómo llevar a cabo un objeto que casi siempre forma parte de nuestras habitaciones, y que en esta ocasión lo vas a poder hacer a mano con algunas de las propuestas que te hacemos. Nos referimos a cómo hacer un cabezal para la cama. Es decir, a materiales y a ideas que puedes tomar para que tu cabecero tenga toda la personalidad propia tuya ¿Te animas a tomar nota?

Los palets de madera, que tan de moda están en decoración últimamente, son una de las 4 técnicas con las que puedes crear tu propio cabezal de la cama. Bastará con que apuestes por lijarlo y pintarlo, así como sujetarlo al metálico de algún modo para que no se mueva. Si quieres un toque todavía más original, puedes probar a estampar frases sobre él para añadir un estilo rústico-vintage que será capaz de ser el centro de atención de toda la habitación costándote realmente muy poco dinero.

Pero como lo prometido es deuda, además de la fórmula del uso de palets para crear cabezales de cama, hay otros materiales que pueden resultarte interesantes. Entre ellos destacamos los siguientes:

  1. Barra de cortina: una barra de cortina puede ser el cabezal perfecto. Tan solo hay que colocarla a la altura adecuada. A partir de ahí puedes elegir entre colgar una tela que imite el cabezal, o simplemente colocar colgando de ella unos cojines que resulten realmente cómodos para apoyarte en ellos mientras lees un libro o mientras consultas el teléfono móvil ¿No se te había ocurrido aún esta idea de crear un cabecero para tu cama?
  2. Puertas: una puerta vieja puede tener muchas más utilidades de las que imaginas. Si se te da bien restaurar muebles antiguos, solo tendrías que quitar todo aquello que hace que sea una puerta, como el tirador y la cerradura, y utilizarla dada la vuelta, y una vez pintada a tu gusto, como un cabezal de cama realmente muy vintage ¿Te animas a hacerlo?
  3. Maderas o plásticos forrados: si te consideras todo un manitas, puedes apostar por forrar el cabecero de la cama con tela. Puedes partir de una base de madera o de plástico que anclarás, bien a la pared, bien a la base del somier.

Imagen: gaelx

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...