Colocar silicona en las juntas

Dentro del bricolaje, uno de los productos más utilizados es la silicona, sobre todo en trabajos de fontanería. Apta para colocarse sobre diferentes superficies, la silicona se suele utilizar en las juntas. Se trata de producto que tiene una capacidad muy importante como sellante y aislante, pudiéndose conseguir en diversos tonos, aunque los más comunes son el blanco y el transparente. En este post les propongo conocer la técnica de aplicación y algunos consejos al respecto.

Silicona blanca

Uno de los materiales más utilizados en el mundo del bricolaje es la silicona. La silicona es un material sellante, aislante que puede conseguirse en diversos tonos, aunque los más comunes son el blanco y el transparente. Este material aparece comúnmente en forma de cartucho que va colocado en una pistola, que al calentarse derrite a la silicona, permitiendo su colocación en las uniones necesarias.

Se trata de una técnica muy sencilla de aprender, y por demás útil para muchos trabajos, sobre todos aquellos vinculados a la fontanería, ya que su capacidad de evitar fugas de aire o de agua lo transforman en un producto muy utilizado como aislante.

Además, dentro de las características nos encontramos con que la silicona se puede utilizar tranquilamente sobre varias superficies, como por ejemplo: cerámica de azulejo, esmaltes porcelánicos, marcos de aluminio, etc.



Pasando a la instalación, o mejor dicho, colocación de la misma, lo primero que debemos hacer es limpiar muy bien la superficie donde la iremos a colocar, eliminando cualquier tipo de impureza que impida una buena adherencia.

Además, también podemos colocar cinta adhesiva en las zonas límites, para evitar que el producto pase más allá de la zona en la que debemos trabajar.

Con los pasos previos listos, lo siguiente será aplicar el sellador de manera uniforme, colocándolo de arriba hacia abajo, con la misma presión en todo el recorrido. Una vez que hayamos rellenado toda la profundidad tendremos que alizar la silicona. Para hacerlo podremos utilizar un poco de agua y jabón, utilizando el dedo para que el producto quede bien liso, aunque también existen útiles especiales, como espátulas de plástico y goma, para realizar el trabajo. Una vez hecho, retiraremos la cinta adhesiva, y con regla y cúter quitaremos el sobrante de silicona.

A modo de consejo, en el caso de que debamos utilizar siliconas para las juntas de baños, cocinas o ventanas, lo aconsejable es que sean de tipo fungicida. Estas tienen entre sus contenidos un componente que tiene la característica de evitar la proliferación de mohos.

Para finalizar, debemos aclarar que una de las contras que tiene la utilización de siliconas es que cuando con el paso del tiempo es necesario retirarla para colocar una nueva, este proceso es un poco difícil. Sin embargo, es importante saber que con el paso de los años fueron apareciendo dentro del mercado algunos productos que facilitan la tarea.

Fuente: Blogbricolaje y decoestilo

Foto: Silicona blanca por La.blasco en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...