Cómo convertir el baño en un spa

Si quieres que tu baño sea un santuario del relax, instala una bañera de hidromasaje, usa la luz de las velas, apuesta por los colores blancos y por el minimalismo con algo de vegetación, pero también con acabados lujosos y toques dorados

Convertir baño en un spa

Ir al spa es una de las mejores formas de relajarte después de una jornada de duro estrés. El problema es que es bastante caro y no todo el mundo tiene uno lo suficientemente cerca de casa.

Por suerte, se puede hacer algo parecido a un spa en el baño de casa. Con un poco de imaginación y algo de dinero, se podrá crear un lugar de relajación en tu propia casa sin mucho problema.

Trucos para hacer de tu baño un spa

Hay algunos pequeños detalles que marcan realmente la diferencia para que tu casa sea un lugar relajante. El color de las paredes y los muebles es uno de ellos. Si usas tonos neutros y evitas los adornos y colores llamativos podrás dejar la mente en blanco con mayor facilidad. De este modo, apuesta por el minimalismo.

También importan mucho los acabados del baño, los cuales están relacionados con el relax. Puedes añadir elementos de ratán, madera y piedra para que la estancia parezca un spa natural salido de tus mejores fantasías.

El elemento más importante de tu baño es la bañera. Para que sea parecido a un spa, olvídate de los platos de ducha y apuesta por una bañera para tumbarte en ella y relajarte. Si tu baño es lo suficientemente grande, puedes instalar tanto bañera como plato de ducha, para ducharte o bañarte según la necesidad.

Si quieres ir más allá, añade una bañera de hidromasaje, las cuales no son tan caras como te crees. Un buen jacuzzi hará que tu baño sea un spa en el que estar horas relajado.

Si no tienes tanto dinero, también puedes añadir tintes lujosos a tu baño. Puedes usar detalles decorativos de color dorado o añadir elementos de cristal, aunque respetando siempre el minimalismo. También puedes usar vinilos para cambiar el acabado por poco dinero.

Después ya vendrían los pequeños detalles, como por ejemplo la vegetación. Añadir algunas plantas sin llegar a recargar el baño ayudará a que sea una estancia más relajada. Otra buena idea es cambiar las luces y poner unas más tenues y cálidas, que inciten a la relajación.

En realidad, es mejor no usar luces y apostar directamente por las velas aromáticas. Relájate en tu bañera con un poco de música a la luz de una vela con tu olor favorito y todos tus problemas desaparecerán durante un rato. Sin duda, tu baño ahora no tiene nada que envidiar a un spa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...