Cómo hacer una mecedora: paso a paso

Una silla y dos tableros de madera. Eso es todo lo que necesitamos, si contamos con el equipo de herramientas de Bosch, para crear artesanalmente nuestra propia mecedora.

Sierra de madera - Hacer una mecedora

La mejor forma de descansar y entrar rápidamente en un sueño es balanceándonos levemente de lado a lado, o hacia delante y hacia atrás porque el movimiento resulta relajante para la mente y ya nadie te saca de tu abstracción. Lo cierto es que antes se veían más sillas mecedoras en las casas, pero con tanta tecnología y diseño minimalista, los muebles de toda la vida se van quedando atrás y pierden el uso que tenían. Al ver que Bosch Bricolaje lanzaba una fantástica propuesta para ayudarnos a todos a conseguir nuestras propias mecedoras en el hogar, me he visto obligado a compartir la noticia y los pasos a realizar con todos vosotros.

El bricolaje y las manualidades son una buena actividad con la que entretenerse durante estas frías tardes de invierno, así que esta idea nos vendrá de maravilla. El objetivo, como sabéis, será crear una mecedora, y para ello solo necesitaremos una silla que tengamos por casa (de cuatro patas) y queramos transformar, y después un par de tableros de madera, en los que dibujaremos y recortaremos las patas que nos servirán para balancearnos. Como veis, se trata de una manualidad muy sencillita y con pocos materiales a emplear.

En la segunda fotografía, observaréis la plantilla de los dos balancines que necesitamos para crear nuestra mecedora. Para conseguirlo, cogeremos los tableros de madera que tendrán que ser de las siguientes medidas: 100 × 14 × 3 centímetros. En cada uno de ellos dibujaremos una pata. Podemos hacerlo así, por separado, tal y como os he explicado, o bien si conseguimos un tablero mucho más grande donde dibujar juntas las dos patas también nos puede valer, teniendo siempre en cuenta que necesitamos un cierto grosor para que las patas soporten bien el peso de la silla que colocaremos encima y no se nos partan al balancearnos sobre ellas.

Nos apoyaremos en la fotografía de la plantilla para dibujar las patas. La forma no es compleja en exceso, así que la tendremos enseguida. Para mayor comodidad os aconsejo imprimir la foto en una hoja y así seguiréis mejor sus trazos. Una vez dibujadas las patas con un poco de paciencia y cuidado, será tan fácil como serrarlas. Para ello necesitaremos las herramientas adecuadas, claro. Bastará con una sierra, o si queremos facilitarnos mucho el trabajo, una caladora eléctrica. Dado que este trabajo de bricolaje lo ha ideado la casa Bosch, es normal que promocione las herramientas de la casa, así que para esta manualidad podemos valernos de la sierra de calar con batería PST 18 Li. Colocaremos el tablero de madera en un sitio donde podamos recortar la pata con facilidad, sin ocasionar peligro, y seguiremos la silueta dibujada en la madera. Repetiremos este proceso dos veces hasta obtener ambas patas.

Taladro sobre mecedora

Tanto la sierra como la caladora van a dejar virutas en los bordes recortados de la madera que rasparán e incluso cortarán, así que ahora tocará lijar bien todo el contorno de las patas para pulir los laterales y conseguir una buena pieza de artesanía. Para esta faena, de nuevo podemos servirnos de una lija manual o bien de alguna lijadora eléctrica que tengamos por casa. Si no tenemos, Bosch también nos ofrece la multilijadora PSM 18.

Cuando ya estén lijadas las dos patas, podemos optar por pintarlas si no nos gusta el tono de la madera y queremos darle un toque personal a través del color. Las dejaremos secar en caso de pintarlas y, cuando ya estén secas, continuaremos con el siguiente paso. Las colocaremos en el suelo y situaremos nuestra silla encima, justo en los cuatro pequeños resaltos que hemos dibujado y recortado en nuestra madera (ver fotografía para entenderlo mejor). Con ello, veréis que la silla no se posiciona en el centro, sino más hacia delante. A continuación, marcaremos la posición de las cuatro patas de nuestra silla. Hecho esto, podemos proceder a taladrar en las cuatro marcas que acabamos de efectuar. Realizaremos orificios de aproximadamente 2 centímetros de profundidad y 8 de diámetro, aunque esto dependerá siempre del grosor de las patas de nuestra silla. Para esta faena, necesitaremos una taladradora.

Finalmente, solo nos quedará encajar las cuatro patas de nuestra silla en los cuatro agujeros que acabamos de realizar y atornillar las piezas para fijarlas bien. En esta ocasión, si no tenemos las herramientas necesarias, Bosch nos habla del atornillador/taladro con batería de dos velocidades, PSR 18 Li-2. Llegados hasta aquí, la mecedora estará lista para que la usemos, nos sentemos, nos relajemos y alcancemos sueños que solo pueden ser soñados en movimiento.

Vía: Mujer Hoy – Deco Estilo

Fotos: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...