Soluciones a habitaciones rectangulares

Las habitaciones rectangulares utilizadas como cuartos de niños pueden resultar un poco difíciles de decorar. Sin embargo, una buena solución a este problema es la utilización de modulares, los cuales presentan muchos beneficios para este tipo de situaciones.

La falta de espacio en las viviendas es uno de los problemas más comunes en las familias actuales. No siempre se puede contar con una casa bien espaciosa que le permita a cada integrante de la familia contar con una habitación amplia y grande. Es por eso que cada espacio del hogar debe ser aprovechado al máximo.

Soluciones a habitaciones rectangulares

Los ambientes rectangulares utilizados como habitaciones para niños suelen resultar difíciles de decorar. La dificultad aparece en la forma de colocar los muebles y los objetos decorativos de forma tal que resulten cómodos, funcionales y agradables a la vista. Sin embargo, como todo en la decoración, no es imposible solucionar este tipo de situaciones, tan solo debemos conocer que existen algunos tipos de elementos que son más idóneos que otros para estas situaciones, como así también el mobiliario.

A modo de ejemplo podemos decir que en estos casos no hay nada mejor que utilizar sistemas de modulares. La razón de utilizar modulares viene dada en el hecho de que resultan muy prácticos y fáciles de adaptar a cualquier ambiente, sin importar la forma que tenga. Pero no solo eso, los modulares podrán adaptarse a medida que los chicos crecen.

Otra razón importante por la que elegir modulares es que estos permiten ir agregando o restando parte del mobiliario, que seguramente deberá ir cambiando a medida que pasen los años y los niños realicen nuevas actividades.

En relación a las camas, en los espacios rectangulares las mismas deben colocarse con el cabecero sobre alguna de las paredes más largas, aprovechando el resto de la habitación para acomodar los módulos, el armario, y el resto del mobiliario. Realizándolo de esta forma estaremos multiplicando el espacio y la funcionalidad de los muebles, obteniendo al mismo tiempo mucho más orden.

Como dijimos líneas arribas, el escritorio es conveniente colocarlo en la pared contraria a los cabeceros de las camas, ya que de esta forma dejaremos a un espacio central libre para que los niños puedan jugar con mayor comodidad.

En caso de que no optemos por un escritorio, una buena opción es aprovechar la pared que está libre para colocar baldadas y estantes, lo que te permitirá optimizar todos los espacios. Aunque también podemos combinar ambas cosas utilizando un escritorio simple.

Fuente: okdecoracion
Foto: Habitacion por lacigueña en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...