Un somier reciclado como tablero de notas

Si tienes una cuna vieja que ya no vas a utilizar más, puedes reciclar el somier y utilizarlo como tablero de notas y fotografías, tal y como nos enseña Trashy Crafter.

Somier reciclado

A todos nos gusta eso de organizar nuestras ideas, colgar nuestras mejores fotos con los amigos y la familia e ir anotando las cosas más importantes que hemos hecho y las que tenemos aún por hacer para evitar que se nos olviden. Hay quien todo esto lo logra de forma individual, enmarcando fotos por aquí, anotando los quehaceres en alguna agenda particular y organizando sus ideas en un cuaderno aparte, pero también hay quien puede conseguir unir todo esto en un mismo panel donde encontrarlo todo y sin pérdida. Hasta ahora, la forma más común de hacerlo era mediante uno de esos corchos de pared, que basta con colgarlos en el dormitorio y decorarlo de la forma que más nos convenza con la mera utilización de chinchetas.

Pero esto que ya está muy visto requería de alguna alternativa original, como todas las que hemos ido rescatando en Vivirhogar durante los últimos meses, y la he encontrado. La idea la rescatamos del blog de decoración Trashy Crafter, donde podemos encontrar increíbles manualidades muy divertidas e innovadoras con las que matar el tiempo como cortinas, elementos decorativos, posavasos personalizados… De momento, yo me quedo con esta genialidad que os muestro en la fotografía de arriba: un somier de cuna reinventado como tablero de notas y recuerdos. El creador de esta idea quiso deshacerse de una cuna a la que ya no iba a dar más uso y, en lugar de prestarla o de arrojarla entera a la basura, recicló el somier, lo colgó en una pared y el resultado es el que vemos en la imagen.

Las dimensiones del tablero son reducidas para que no pierda el encanto. Se han utilizado los filamentos que conforman el somier como si fueran cuerdas de tender y en cada uno de ellos encontramos notas discretas, fotografías, cartas, dibujos, recuerdos… colgando mediante pinzas. Aunque en este caso no se ha recurrido a ello, sabéis bien que podemos adquirir pinzas decoradas y pintadas de diferentes colores lo que, indudablemente, contribuiría a un resultado mucho más bonito. Para rematar, siempre podemos pintar también el somier de algún color y conseguir una completa restauración y reciclaje del mismo. La idea tiene su encanto y rompe totalmente con el tradicional corcho que todos tenemos por casa. Útil, bonito y original, ¿qué más podemos pedir? ¡Que sigan lloviendo ideas brillantes como ésta!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...