Una biblioteca en casa

Contar con una biblioteca en casa es realmente una excelente opción. No existen formas específicas de diseñar una biblioteca para nuestra casa, aunque si es necesario organizar bien los libros, sobre todo si contamos con muchos de ellos.

Están quienes disfrutan mucho de leer un buen libro, están quienes se apoyan mucho en ellos a la hora de estudiar o quienes simplemente los tienen de adorno. Para cualquiera de ellos, contar con una biblioteca en casa es realmente una excelente opción. No existen formas específicas de diseñar una biblioteca para nuestra casa, aunque si es necesario organizar bien los libros, sobre todo si contamos con muchos de ellos.

Una biblioteca en casa

Lo primero que debemos tener en cuenta es dónde vamos a colocarla. Si bien cualquier habitación puede funcionar bien, es preciso seguir algunas pequeñas reglas. Por ejemplo, las habitaciones de grandes ventanas que permiten el ingreso de mucha luz son ideales como espacio para leer libros. Sin embargo, la luz natural en exceso no es muy buena para conservar las obras en buen estado. Asimismo, como contracara, los áticos y sótanos suelen ser muy húmedos y atraer insectos, además que los sótanos son proclives a las inundaciones. Esas cosas también son importantes tener en cuenta.

Al momento de pensar en la organización, la misma dependerá, principalmente, de la cantidad de libros con las que contemos. Las formas de organizar más básicas son: por orden alfabético, por color de la cubierta (que resulta particularmente estético), por orden cronológico y por prioridad. Asimismo, si somos amantes de la tecnología, otra buena opción es utilizar organizadores electrónicos, que podemos conseguir en línea o descargando el software.

De acuerdo al espacio del que dispongamos y de las posibilidades económicas que tengamos para poder hacerlo, las estanterías de techo a pared a la medida, empotradas y en un material que combine con el resto de la decoración quedarán muy pero muy bien en nuestra casa. La realidad es que es posible elegir entre muchísimos modelos, solo habrá que ver bien cuál se adapta mejor al espacio que tenemos disponible.

Por otro lado, según el espacio del que dispongas para nuestra biblioteca también podemos agregar mobiliario que la complemente. Por ejemplo, podemos agregar un par de cómodos sillones donde leer o algún escritorio o mesa portátil donde apoyar los libros, tomar notas, etc. En este sentido, el asiento debe ser práctico, por lo que podemos pensar en comprar o reciclar una butaca (como un puff o sillón de uno o más cuerpos), un sofá o un diván cómodo y grande a la vez. ¿De qué color? Inclinémonos por los claros, ya que la intención no es cargar la vista, sino relajarla.

Finalmente, otro aspecto importante es la iluminación, ya que para poder leer placenteramente necesitamos mucho de ella. En ese sentido, una pequeña lámpara de mesa o una portátil de luces LED son excelentes opciones.

Vía│ estiloydeco
Foto│Eduardo Loureiro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...