En que consiste un préstamo hipotecario

El crédito hipotecario esta conformado por un préstamo en dinero, generalmente elevado, que se configura mediante un contrato entre una entidad financiera y una persona. Este tipo de préstamos tienen características especiales que los hacen atractivos, pero requieren considerar algunas cosas como el tipo de interés y el plazo, he aquí algunas aclaraciones.

Existen varias posibilidades para pagar la vivienda de tus sueños, lógicamente la primera forma es al contado, disponiendo de tus ahorros; tendrás también una opción de alquiler-venta que implica un contrato legal entre el comprador y el vendedor en que el alquiler hace las veces de amortización de la cuota de vivienda; otra forma es el conocido “crédito hipotecario”, el cual hace las veces de un alquiler-venta, sólo que con la diferencia que el contrato se lleva a cabo entre una entidad bancaria o financiera y nosotros.

Revisando un contrato – Imagen del autor de este artículo.

En el préstamo hipotecario se configuran dos cosas; la primera es que somos nosotros los que hacemos de prestatario o cliente, recibiremos una cantidad de dinero (que en estos casos se conoce como “capital”) a un determinado plazo de tiempo y con cuotas fijas generalmente mensuales.  La segunda figura es la del prestamista, que en este caso es una entidad de crédito (puede ser un banco, caja de ahorro o una financiera), esta entidad será la encargada de entregarnos el dinero a cambio de una determinada suma de interés. Los pagos que efectuarás contemplan, al inicio, primero el pago del interés y luego se irá cancelando el capital hasta que termine el plazo y se extinga la deuda.

El tipo de interés viene a ser el costo que pagamos por el dinero. Este interés se calcula aplicando un porcentaje sobre el capital (principal de la deuda) pendiente de devolución a la entidad financiera e incluido en cada cuota. El porcentaje aplicar no es fijo, depende de las garantías que otorguemos, si es sobre la compra de una vivienda habitual y por supuesto si el valor del préstamos es menor sustancialmente al monto de la vivienda hipotecada, aquí entra a tallar el valor del TAE que ya hemos comentado orientado a estos préstamos. Por otro lado el tipo de interés puede ser fijo o variable, y ello depende de que se mantenga constante o no a lo largo de la vida del préstamo.

Los prestamistas, bancos y entidades de crédito – Imagen del autor de este artículo.

En relación al tipo de interés variable, este se irá modificando a lo largo de su período de amortización en función de la evolución futura del índice o tipo que se tome como referencia; este índice no es más que un indicador que refleja el precio del dinero en el mercado. El tipo de interés variable suele ser una sumatoria del índice de referencia que mencione, más un margen o diferencial constante. Por ejemplo si tomamos como referencia el Euribor, el tipo de interés de un préstamo es este valor más un punto porcentual, este resultado será el que deberán pagar a lo largo de la vida del préstamo hipotecario. Consideren que el Euribor se constituye en el elemento variable y el punto porcentual es la parte fija de la cuota.

En el caso de los préstamos a tipo de interés fijo, el tipo de interés se mantiene constante a lo largo de la vida del préstamo y queda estipulado en el contrato; aquí figura la condición de reconocer desde el principio el importe total de los intereses que se deben pagar. Aquí no hay incertidumbre, ni se depende de las fluctuaciones de la economía, por ello habrá cierta tranquilidad en cuanto a los pagos. Sin embargo no todo es color de rosa en este tipo de préstamos, debido a que no asumimos el riesgo correspondiente al incremento del valor del dinero, el iinterés de las operaciones a tipo fijo suele ser superior al de las de tipo variable; ello conlleva que, cuanto más extenso es el préstamo, mayor será el tipo de interés.

Una de las características principales de este tipo de préstamos es su garantía, la cual esta constituida por el inmueble que vamos a adquirir o por una vivienda que ya sea de nuestra propiedad y a criterio de la entidad financiera cubra el valor del préstamos (para ello el valor de tasación debe ser superior al monto del préstamo). Es esencial considerar esto, ya que todos los préstamos tienen como garantía genérica los bienes presentes y futuros del deudor, por lo tanto la vivienda no será suya hasta que cancele el préstamo; sin embargo son una buena alternativa, ya que muchas veces se da que el alquilar una vivienda equivale al valor de pagar un préstamo de este tipo.

En el caso de los préstamos hipotecarios, hay que tener en cuenta que, si usted no paga su deuda, la entidad de crédito tiene la potestad, según el contrato, de fomentar la venta del inmueble hipotecado con el fin de recuperar la cantidad pendiente de pago con la cual usted no haya cumplido.

Un préstamo hipotecario suele caracterizarse por ser de importe elevado y tener una larga duración, no es exclusivo para la compra de vivienda, pero es su empleo habitual. Deben tener presente que es un compromiso financiero legal e importante, por tanto es una decisión a tomar en familia, analizando los pro y los contra de adoptarlo. Debemos analizar, por tanto, cuanto va a influir en nuestra “canasta familiar” mensual, contemplando todos los gastos habituales, un valor para imprevistos, y por su puesto incluyendo el préstamo y un valor de improvisto por concepto de moras de atraso.

Los prestamos hipetecarios son elevados – Imagen obtenida de Wikimedia, autor: Julien Jorge.

Es práctica común, tal como he podido ver en Internet en varias entidades, que les soliciten la domiciliación de la nómina y de algunos recibos, ello con el fin de crear una relación más estrecha entre la entidad financiera y usted. Asimismo tengan en cuenta que este tipo de préstamos ofrece excelentes condiciones, en comparación a los créditos comunes; por otro lado, sus condiciones son variables y dependen directamente del tipo de vivienda a adquirir (primero uso, segunda residencia, vivienda habitual, etc.), sin embargo tengan en cuenta que las condiciones mejoran sustancialmente en el caso de compra de vivienda habitual.

He aquí algunos puntos relacionados con este tipo de préstamos mostrados de manera sencilla y global; sin embargo quedan varios temas a tratar que iré presentando en otros artículos, ya como se podrán dar cuenta este tema es bastante extenso. Ahora hemos tratado lo relacionado con el préstamo en sí, pronto les indicaré como va el proceso de contratación, los costes ocultos y los derechos y obligaciones que usted adquiere al asumir un préstamo hipotecario.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...