Cómo hacer compost casero

Paso a paso les enseñamos cómo hacer compost reciclando los desperdicios que se generan en la vivienda. Una forma ecológica y económica para colaborar con las tareas de jardinería.

Paso a paso para fabricar compost

Para los que se animan a meter mano en la jardinería, en esta ocasión les enseñaremos a realizar compost casero, siendo una forma ecológica y económica para minimizar los residuos orgánicos que se generan en el hogar.

Qué se puede incluir en el compost y qué no

Los clásicos desperdicios que se tiran a la basura y que pueden ser utilizados para el compost son los de frutas y verduras. Asimismo, también se pueden utilizar las bolsas de te, los posos de café, las servilletas de papel usadas, los restos de pizza, pan, pasta, arroz cocido, cereales, galletas, hierbas, cascaras de frutos secos -a excepción de las de nuez-, mermelada, conservas vencidas, cerveza y vinos pasados.

Como se puede apreciar, muchos son los desperdicios que son buenos para esta labor de jardinería. Y sumado a los mencionados desperdicios, se pueden agregar las hojas caídas que estén en el jardín, hortalizas, paja utilizada, ramas podadas, serrín y similares.

Por el otro lado, dentro de los productos que no se deben utilizar para realizar compost encontramos a la carne, pescados y huesos, dado que generan muy malos olores. Tampoco se puede incluir plantas, frutos y vegetales podridos o enfermos, ni los excrementos de animales domésticos ni mucho menos el de personas, así como tampoco ceniza y serrín de madera tratada ni con barnices o cola, ya que es toxico. También mencionamos que no puede utilizarse ningún material que no sea biodegradable y orgánico, como plásticos y vidrios.

Herramientas

Teniendo en cuenta que puede y que no puede incluirse en el compost, hay que hacer espacio en el jardín para poder hacer esta labor o buscar algún cajón de listones de madera, de plástico o térmico, que pueden conseguirse en diversas casas y en varios tamaños.

Además se necesitan herramientas para voltear, tijeras de poda para cortar ramas y una pala para extraer el compost hecho. Es aconsejable tener una máquina biotrituradora, que se puede alquilar, para las ramas gruesas que no se puedan cortar con las tijeras y para picar los restos vegetales apresurando la descomposición.

Cómo hacer compost

Una vez que tenemos la mezcla de todos los productos (restos de comida y hojas de jardín y demás), la idea es que los microorganismos la ataquen para que la descompongan, y así fermente y se convierta en un material diferente al original, siendo sumamente efectivo para el suelo y las plantas.

Hay que tener presente que lo conveniente es mezclar varias capas de siega de hierbas con residuos de corteza, podas de tallos jóvenes y papel troceado, en una proporción de uno a dos. La capa inferior debe contener las ramas más gruesas y piñas, sin superar los 30 centímetros. También se puede hacer uso del estiércol o el mantillo del año anterior, poniéndolo en capas alternativas, y funcionará como activador de la fermentación. Luego de ello hay que regar y así el compost estará listo en tres meses en primavera o verano, y seis meses en invierno.

Por último, es bueno aclarar que los compostadores deben tener ventilación para que la descomposición funcione mejor.

Vía | Soy Manitas
Foto | Clarity J

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...