¿Cómo hacer crecer una enredadera?

Las plantas trepadoras exigen unos cuidados específicos

Las enredaderas son un tipo de plantas trepadoras con las que podemos construir jardines verticales o espacios muy acogedores en nuestro jardín si las hacemos crecer por un porche de madera, por ejemplo. Este tipo de plantas requieren un tipo de cuidados para que su crecimiento sea el adecuado a nuestras intenciones. ¿Quieres construir un porche con vides colgando o tener una pared cubierta de vegetación? ¡Toma nota!

Jardín con enredaderas en un muro

Jardín con enredaderas en un muro

Las pérgolas cubiertas de vegetación en los jardines son un espacio decorativo con el que crear un espacio íntimo y fresco en el que pasar las tardes de verano rodeados de nuestra familia. A más de disponer de un espacio lúdico para nosotros, dotamos de personalidad a nuestro jardín y, en función del tipo de enredadera que escojamos, podremos tener frutos comestibles para nosotros. Otra opción es ‘tapizar’ una pared del balcón o terraza con este tipo de plantas.

Las plantas enredaderas más comunes en jardines y fincas son la buganvilia, la clematis, la glicinia, la hiedra, el jazmín y las vides. En cualquier caso, plantar una enredadera o trepadora exige disponer de una maceta de grandes dimensiones o de un trozo de terreno considerable, puesto que debemos plantarlas con una separación de 45cm respecto a aquella pared o estructura por la que queremos que crezca. A más, el hoyo de plantación debe medir al menos dos veces el diámetro del contenedor y, preferiblemente, no debe darle la luz del sol de forma directa porque las raíces de las enredaderas requieren frescor.

El tipo de tierra necesaria para cultivar estas plantas requiere que hagas una mezcla con materia orgánica, la tierra extraída y un fertilizante de lenta liberación puesto que el crecimiento de las enredaderas es constante. Si la tierra original de tu terreno  o de la maceta que has comprado es mala, haz un hoyo mayor y rellena con otra tierra de buena calidad. Las enredaderas que plantes en macetas crecerán más lentamente que en la tierra y requieren un poco más de atención.

Una vez que la enredadera tenga un poco de longitud y llegue a la pared que quieras ‘tapizar’ de verdor o la estructura en la que quieres crear un porche, asegura firmemente la enredadera en paredes y soportes para que con el peso de los años no se derrumbe y ves añadiendo de nuevos a medida que crezca la planta. Controla también con la poda el exceso de ramaje y así podrás construir el jardín que siempre has querido.

Foto: Alberto Carrasco Casado en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...