Consejos básicos de jardinería

Plantar, regar, abonar, eliminar las malas hierbas, podar y controlar las plagas y enfermedades, son las seis labores básicas de la jardinería. Estas labores son esenciales para tener un jardín lindo y saludable. Veamos de qué se trata cada una de estas tareas esenciales.

Consejos básicos de jardinería

Los días soleados nos llevan a pasar más tiempo al aire libre. En las viviendas, eso se traduce en pasar más tiempo en los jardines, quienes se transforman en protagonistas principales de los hogares. Por ello mismo, hay que cuidar a los jardines y dedicarles tiempo.

Para hacer esta tarea más sencilla, daremos unos consejos básicos de jardinería, los cuales se agrupan en seis labores básicas: Plantar, regar, abonar, eliminar las malas hierbas, podar y controlar las plagas y enfermedades.

Primera labor: Plantar. No se deben colocar las plantas muy cerca las unas de las otras, ya que no deben estar apretadas. Hay que darles espacio para que se desarrollen correctamente. Además, hay que excavar hoyos amplios sacando las malas hierbas y mezclando la tierra con un abono orgánico, como puede ser estiércol, mantillo, composta y turba; también se puede utilizar el abono mineral, aunque no es lo más recomendado. Si en el jardín hay árboles es necesario clavar y sujetar un tutor firme para que estos se mantengan en forma vertical.

Segunda labor: Regar. Durante el primer año de la plantación hay que regar las plantas seguido porque las raíces son poco profundas. Se debe regar por la mañana o al atardecer cuando el sol no esta muy fuerte. Si las plantas son de exterior hay que darles más agua, y en ningún caso hay que regar las flores ya que las podemos dañar.

Tercera labor: Abonar. Todos los años hay que abonar las plantas. Puede ser con abonos orgánicos (estiércol, mantillo, composta, humus de lombriz, turba, etc.), pero lo más recomendado es combinar abono orgánico con abono mineral. El abono orgánico se hace en invierno u otoño, extendiendo en el suelo una capa de 2 ó 3 cm; luego se entierra ligeramente con la azada. Luego, una vez al mes o cada dos meses (en invierno no), se debe esparcir un puñado de gránulos de fertilizantes minerales convencionales en la base de las plantas. También es recomendable, una vez por mes, añadir a la tierra quelatos de hierro y otros micronutrientes con el fin de prever la carencia de hierro y así tener hojas más verdes. En el caso del césped, hay que abonarlo tres veces al año.

Cuarta labor: Eliminar las malas hierbas. Acá hay que tener en cuenta que antes de plantar arbustos, rocallas y cactus, entre otros similares, hay que colocar una malla antihierbas, sobre la cual hay que extender cortezas de pino, chinos o gravas de colores para que quede bonito. Otra alternativa son los acolchados o mulching; se trata de recubrir el suelo al pie de las plantas con cortezas de pino, grava, paja, mantillo, turba, mantillo, composta. Esto es realmente eficaz para que no germinen semillas. En el caso de las hierbas perennes, se pueden quitar con la mano o con azada. Si se tiene constancia éstas se irán debilitando sin que sea necesario recurrir a los herbicidas. Un tip útil es regar un día antes para que el suelo este húmedo y así sea más fácil quitar las malezas.

Quinta labor: Podar. Los árboles, arbustos, rosales y trepadoras se podan en invierno, pero en el año es necesario ir eliminando las ramas secas, enfermas, aquellas que hayan crecido mucho, etc. En el caso de otras plantas hay que recortarlas a medida que sea necesario.

Sexta labor: Controlar las plagas y enfermedades. Si se cultiva las plantas correctamente, con su riego, abono, luz suficiente, etc., estarán fuertes y serán mucho más resistentes a los ataques de plagas y enfermedades. Hay que controlar las hojas frecuentemente para detectar si hay o no parásitos. En el caso de que haya parásitos, plagas u hongos hay que tratar a las plantas con fungicidas. Además, se deben sacar los escarabajos, orugas, caracoles, babosas y gusanos; y se pueden usar mariquitas para controlar parcialmente el pulgón. Por ultimo, se deben cortar y quemar las hojas que hayan sido victima de los hongos.

Vía | Infojardin
Foto | cwwycoff1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...