Una cascada para refrescarse antes de lanzarse a la piscina

Si todavía no tienes una ducha en tu piscina particular, Cascade puede ofrecerte belleza, practicidad y una larga garantía de vida.

Cascada piscina

Quien tiene el privilegio de contar con una piscina particular en casa, también tiene el inconviente de cuidar este espacio tan amado durante el verano y, al mismo tiempo, también tiene un reto más en la decoración de su hogar, pues la piscina -al igual que cualquier otra estancia de la casa-, cuenta con sus pequeños detalles que son precisamente los que la convierten en un espacio ideal o en una piscina vulgar. Y como desde Vivirhogar nos encargamos de que la decoración de vuestros hogares sea de todo menos vulgar, hoy os traigo una magnífica idea para incorporar en vuestro jardín del Edén.

Puede verse de dos formas distintas: bien desde el punto de vista de que se trata de una pijada, o bien desde la perspectiva de que es un utensilio muy útil y necesario. Mis ojos apuntan en esta segunda dirección. Se trata de incorporar en nuestra piscina una ducha. Porque aunque parezca extraño, son muchas las piscinas particulares que no cuentan con este detalle y, muchas otras que sí que lo tienen pero no suelen ser excesivamente bellas. Esta ducha que os presento es un producto de TradeWinds y cuenta con un diseño muy atractivo que embellecerá nuestro jardín, allí donde lo pongamos.

Porque una de las ventajas de esta ducha es que es portátil, lo que quiere decir que la podemos transportar de una punta a otra, lo cual le ofrece una gran practicidad. Con sus apenas 30 kilos de peso, podemos acercarla a la piscina cuando sea verano y retirarla en una esquina cuando llegue el invierno, si no queremos que nos estorbe al paso. Su nombre oficial, Cascade, responde estupendamente al funcionamiento de la ducha que, como se observa en la imagen, nos regala ese chorro de agua lineal a modo de una bonita cascada, cuya fuerza puede regularse. Una ducha preciosa donde las haya con un diseño claramente minimalista.

Solo necesitaremos una toma de agua para conectarla y empezar a hacer uso de esta maravilla. Construida con una combinación de hierro galvanizado y una base de madera antideslizante y tratada para soportar la humedad, Cascade es una ducha ideal, con una instalación más que sencilla y solo requerirá un mantenimiento mínimo. Resistente a la corrosión, con un diseño sencillo, práctico y atractivo, Cascade es ese detalle único que puede incrementar el valor de nuestro jardín. Su precio le hace justicia: 595 euros. Al fin y al cabo, lo bonito nunca fue barato.

Fuente: TradeWinds

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...