Conoce los principales tipos de tejidos

La tela cuenta con variedades de tejidos que debemos conocer a la hora de elegir para cualquier función en nuestra casa

tejidos

Para conocer bien las diferencias existentes entre unos y otros tipos de tela, saber valorarlos, reconocerlos, y entender sus propiedades, es importante tener en cuenta el origen del material que lo compone así como las diversas técnicas de elaboración que configuran su entramado.

Para empezar la distinción entre tejidos hay que comenzar separando las telas de origen animal como la seda o la lana, de las que tienen un origen vegetal como el cáñamo, el lino o el algodón. No hay que olvidar la importancia actual de los modernos tejidos sintéticos como el nailon o el poliéster los cuales cuentan con unas características muy particulares de gran interés que las diferencian claramente de los tejidos naturales. Ante a la higroscopicidad de las telas animales y vegetales, y su alta sensibilidad a los cambios térmicos, los hilos de fabricación artificial suelen tener unas grandes capacidades de resistencia, impermeabilidad y estabilidad formal frente a los cambios termohigrométricos.

El hilado es el paso previo fundamental a la fabricación de un tejido. Se trata de una operación compleja que requiere de distintos sistemas de fabricación en función del material a tratar. Posteriormente, el tejido de la tela indicará el tipo de textil resultante. Así, se puede mencionar una serie de telas consideradas las tipologías más representativas.

  • El tafetán: también conocido como tela, cuenta con el sistema de elaboración más simple y más antiguo. Se entrelaza un hilo de urdimbre (vertical) con otro de trama (horizontal) creando el mismo efecto entramado tanto en el anverso como en el reverso de la tela.

  • Sarga: Con un resultado de aspecto diagonal, esta característica inconfundible que se encuentra a diario en la tela vaquera, se consigue mediante la formación de grupos de hilos en la urdimbre que cubren los hilos de la trama de forma ordenada y alternada.
  • Satén o raso: con una estructura similar a la de la sarga, el entramado se complica con series más largas de hilos de urdimbre que cubren la trama de forma alternada dejando siempre un hilo intermedio. La fuerte evidencia de trama o urdimbre con pocos enlaces entre ellos, hace posible un resultado brillante y suave en la superficie.

Mención especial merecen los tejidos adamascados que consiguen recrear complejos dibujos a partir del entramado de sus hilos, de lo cual resultan dos anversos.

Imagen:  Kelly McCarthy

Vía: Corrado Maltesse. Las Técnicas Artísticas. Madrid. Cátedra. 1999

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...