Dormir a los pies de tu mesa de trabajo

Un mueble convertible diseñado por Athanasia Leivaditou permite transformar la mesa de trabajo en una cama con vistas al televisor.

El diseño ha sido creado por Athanasia Leivaditou y permite convertir fácilmente una elegante mesa de trabajo en una cama para dormir.

Pensémoslo bien. Estamos trabajando arduamente hasta las tantas de la madrugada en nuestra mesa de despacho, delante del ordenador y de pronto sucede eso que tanto nos pasa: nos dormimos sobre el teclado. De pronto con una cabezada nos cercioramos de que hace un buen rato que dejamos de trabajar y que es hora de irse a la cama. ¿Desplazarse hasta la habitación dando tumbos con los ojos medio cerrados? La pereza del ser humano puede llegar a tal punto que nada mejor que tener la cama a mano; tan a mano que la mesa de trabajo se transforma en nuestra cama sin necesidad de desplazamientos. Bastará mover dos tableros sin esfuerzo para que nuestro lecho aparezca ante nuestros ojos y nos abandonemos a los brazos de Morfeo definitivamente.

Es lo que nos permite el ingenioso diseño de Athanasia Leivaditou. Una mesa, en apariencia normal, compuesta por varios tableros que le ofrecen una forma parecida a un cubo, con la clásica combinación de blanco y madera. Pero en realidad su diseño esconde una cama para descansar si así lo deseamos. Se trata más bien de un mueble convertible, de esos que te dejan siempre con la boca abierta. En este caso el proceso de transformación es el siguiente: el tablero superior que actúa de mesa se desplaza un poco hacia atrás para permitirnos entrar cómodamente a la cama, que se sitúa a los pies de lo que antes era nuestro escritorio. La parte trasera del mueble se inclina hacia abajo, revelando la existencia de la cama -un tablero con el colchón adosado-, y uno de los laterales de la mesa se inclina mediante dos enganches metálicos convirtiéndose en el reposacabezas.

A simple vista, es un mueble funcional curioso que tiene una clara ventaja y es que se convierte en un tipo de mobiliario idóneo para apartamentos minúsculos donde no podamos derrochar espacio. En este tipo de viviendas pequeñas, los muebles convertibles son la mejor solución. Ahora bien, contamos con un inconveniente que hay que tener presente y es que la mesa no puede estar pegada a la pared, sino que, como se observa en la fotografía, debe estar colocada en el centro de alguna habitación para permitir su posterior transformación. Si bien es cierto que podemos retirar la mesa hacia atrás para armar la cama, pienso que esta maniobra le estaría quitando ya gracia al mueble y convirtiéndolo en un pequeño estorbo.

No sé si se trata de una idea genial o más bien de una locura, a simple vista dormir encima del mueble no parece excesivamente cómodo, pero me gustaría poder tumbarme en él para poder juzgarlo. El detalle de la televisión o el ordenador a los pies de la cama es un atractivo añadido. ¿Qué decís? ¿La compraríais?

Fuente y foto: adesignaward.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...