La estantería presumida

Se llama Shelf Stripper y ha sido diseñada por Anne Lorenz: una estantería que no quiere ir siempre al desnudo y necesita que la vistamos de vez en cuando con unas cuantas medias de colores apagados para ocultar todo lo que esconde en cada uno de sus estantes.

Estanteria presumida total

Estamos arrebujados en el sofá, tan tranquilos, con la casa más desordenada de lo normal porque es domingo y no esperamos visita y lo único que nos preocupa es el descanso, pero de pronto suena el timbre de la puerta y para nuestra gran sorpresa resulta que vamos a contar con compañía el resto de la tarde y, entonces, antes de lanzarnos a abrir la puerta, recogemos a la velocidad del rayo todo lo que encontramos por el medio y, al estilo de una película cómica, todo acaba amontonado en un armario bien cerrado donde nada se vea. Y de esta forma, con toda la naturalidad que procede, recibimos a nuestros invitados con una sonrisa en el rostro y la casa aparentemente ordenada.

Esta situación tan común debió pasársele por la cabeza a Anne Lorenz cuando decidió crear su estantería presumida, a la que ha bautizado con el nombre de Shelf Stripper. Digo presumida porque esta estantería, demasiado común a primera vista, puede ser vestida y desvestida para dejar al descubierto o ocultar lo que hay en su interior. Así, se trata de un mueble estrecho de gran altura, con diferentes estantes, que nos ofrece un importante espacio de almacenamiento. La innovación se presenta cuando observamos que la estantería cuenta con diferentes «medias» o telas elásticas semitransparentes de tonalidad gris, que podemos subir o bajar para ocultar el maremagno de objetos que reposa en cada estante.

De esta forma, podemos optar por que el contenido no quede a la vista o bien que quede totalmente expuesto. Cabe decir que cuenta con diferentes telas desde la base inferior hasta la parte superior por lo que también podemos ocultar algunos estantes y otros no, de manera independiente, según nuestras necesidades de cada momento. Esto que parece una sencilla idiotez resulta muy útil para esas situaciones inesperadas que describía al principio, pues nos bastarán cinco segundos para subir las medias y dejarlo todo escondidito con una discreción que asombra y nadie se percatará del detalle.

Es cierto que esta presumida característica solo la tendrá nuestra estantería y que el resto del hogar puede estar igual o más desordenado todavía, pero la iniciativa de Anne Lorenz es bastante interesante y siempre podemos aplicarla en otro tipo de muebles por nuestra cuenta. Para más información o para ver algunas fotografías más sobre este diseño, podéis visitar la web de la artista.

Fuente y foto: Anne Lorenz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...