Ponle cara a tu armario

Personaliza la habitación de tus hijos creando caras y expresiones imaginarias en sus armarios: sustituye los clásicos tiradores por retales de cuerda y lo conseguirás fácilmente como este diseñador alemán.

armario

Lo que os traigo hoy es un armario diseñado por el alemán Marco Keller, construido con madera maciza y disponible en diferentes colores como el blanco, el verde, el azul, el marrón o como el que os presento en la imagen: el rosa pálido. Su precio supera los 2.500 euros, pero lo cierto es que no voy a proponeros comprar este armario por la originalidad de su diseño o por los pequeños detalles que encontramos en su interior. Tan solo quiero que recaigáis en esa cara imaginaria que se dibuja en el frontal del armario a través de los tiradores de las puertas y del cajón inferior. El armario es muy simple en su estructura pero cuenta con esta particularidad que desconozco si se ha hecho a propósito o no, pero lo cierto es que se ha acabado dibujando dos ojos y una sonrisa muy discretos para los más observadores.

Así que hoy quiero proponeros esta idea de dar cara a vuestros armarios. Posiblemente el efecto pueda lograrse de muchas maneras diferentes, pero como podéis observar en la imagen no requiere de grandes maniobras. En este caso, el diseñador Marco Kelle se ha servido de varios retales de cuerda para sustituir los típicos tiradores. Nosotros podemos imitar el diseño, simplemente retirando nuestros tiradores actuales, perforando esa entrada con alguna taladradora hasta conseguir el espacio suficiente para introducir una cuerda de grosor medio y después solo tendremos que hacer un doble nudo en ambos extremos para evitar que se salga. Posiblemente con un retal de cuerda de unos 15 cm tendremos más que suficiente, sino la cuerda colgará excesivamente por alguno de los dos lados. Esto en cuanto a los ojos, que los aplicaremos en ambas puertas del armario. Para la sonrisa actuaremos de la misma forma que antes pero necesitaremos un trozo de cuerda mayor (midiendo la distancia entre los tiradores originales) y la introduciremos por ambos agujeros, tal y como observamos en la imagen.

Así de fácil: tres retales de cuerda es todo lo que necesitamos para dotar de una expresión sonriente a nuestro armario. Personalizar muebles es una tendencia cada vez más común en el mundo del interiorismo, y ésta me ha parecido una idea excelente para habitaciones infantiles o juveniles que no tengan un armario empotrado. La cara reducida a su mínima expresión conseguirá que el mueble presente un gesto más amable y desenfadado. Y si lo que os ha gustado es el armario en sí de este diseñador alemán, entonces en Design Spotter encontraréis más información.

Fuente: Designspotter
Foto: Rubbermaid Products

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...