Un butacón de los buenos: Decube

Este sillón diseñado por Luca Binaglia presenta muchas particularidades: tiene un amplio reposapiés, está unido al asiento mediante una cuerda y puede encajarse en el sillón para formar un cubo y ahorrar espacio. ¿Algo más?

Butacon Decube

Uniendo las partes del mueble. Bajo esta premisa se ha diseñado este curioso sillón, que además de cómodo a primera y a segunda vista, presenta la particularidad, el detalle, la originalidad que podéis ver en la fotografía: ese trocito de cuerda que une el asiento con el reposapiés. Porque este moderno sillón también cuenta con reposapiés, así lo diseñó Luca Binaglia para el descanso y relax del usuario, pero por primera vez pensó que no estaría del todo mal unir ambas piezas a través de una especia de cordón umbilical.

De esta forma, no hay duda de a dónde pertenecen los complementos. El reposapiés no acabará en la cocina, a no ser que arrastremos detrás con el sillón entero. Pero más allá del detalle de la cuerdecita, podemos añadir a lista otras ventajas de este diseño llamado Decube. Para empezar, el reposapiés es mucho más amplio que los que hayamos podido ver hasta ahora, lo que nos permitirá descansar no solo los pies, sino también parte de las piernas, y tumbarnos casi en lo que parecería una mitad cama. La comodidad va aumentando exponencialmente.

Y ahora vamos a hablar en términos de espacio, porque sí, porque complementos como el reposapiés viene muy bien mientras es utilizado pero luego ocupa un espacio en el salón que ya no nos gusta tanto, por eso Luca Binaglia ha tenido la ingeniosa idea de ofrecerle al reposapiés la misma forma, totalmente exacta, del hueco del sillón. Me explicaré claramente: el reposapiés se encaja en el asiento para formar un cubo de una sola pieza. De ahí que el sillón se llame Decube y de ahí que digamos que este asiento también es competitivo a nivel de espacio, de hecho, ocupa menos que cualquier otro sillón tradicional.

Y así se presenta este invento, elige entre un gran abanico de diseños elegantes que combinan un tono chillón (morado, azul) con el blanco o estampado de cuadros. Bonito y cómodo, y práctico por supuesto. Será gracioso ver cómo queda enganchada la cuerdecita de lado a lado cuando juntemos las dos piezas y formemos el cubo. Y, aunque no lo haya dicho, tener un cubo en casa también nos brinda otras funciones que algunos ya habrán empezado a imaginarse: puede servirnos de superficie de apoyo, de mesa o… ¡cualquier cosa que se te ocurra! Combina sus funciones y sus colores como más te guste, y llévatelo a casa.

Fotos: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...