Crea un perchero vintage con cucharas

Gracias a esta genial idea de reciclaje de distintos materiales de nuestro hogar conseguiremos una original pieza para colgar nuestros abrigos y chaquetas, sorprendiendo a todos nuestros invitados.

Sabéis que nos gustan mucho las cosas hechas por nosotros mismos, reciclando y combinando elementos que en principio no tienen mucha relación aparente entre ellos, así que hoy os traemos algo tan curioso como un perchero construido a partir de unas cucharas. Como podéis comprobar, es algo que nos llama la atención ya sólo al mencionar su nombre, pero que cuando tengamos listo aún nos sorprenderá más.

Con esta original propuesta conseguiremos un bonito perchero con un toque francamente rústico para situar en la entrada de nuestra casa y que todo el mundo pueda dejar su abrigo o chaqueta allí. Resultará ideal, asimismo, para poder reaprovechar esas piezas de cubertería que tengamos por casa y ya no utilicemos, bien porqué están demasiado desgastados o porqué simplemente ya no encajan en nuestra vajilla actual.

Antes de ponernos manos a la obra, deberemos valorar si las cucharas están demasiado oxidadas, en cuyo caso podremos utilizar muchos trucos caseros o productos de limpieza para eliminar esas manchas de óxido propias del paso de los años.

Una vez ya tengamos las cucharas bien brillantes deberemos proceder al paso más clave en la transformación de este utensilio de cocina en un colgador. Y éste, claro está, es doblar las cucharas. Y aunque parezca una ardua tarea, ésto es más fácil de lo que parece aplicando un poco de calor al metal. Porqué con la temperatura ideal, el metal se vuelve mucho más maleable y le podremos dar la forma que nos plazca. De todos modos, es importante tener en cuenta que nos será más sencillo moldear una cuchara cuanto menor sea su grosor, aunque también es verdad que entonces resistirán menos peso.

Con nuestras propias manos ya podremos doblar las cucharas con un poco de maña, aunque podemos utilizar algún tipo de barra cilíndrica para darle una forma más precisa a su curvatura.

Una vez tengamos las cucharas con la forma ideal, lo siguiente es tomar un listón de madera, de la longitud que deseemos -cuanto más largo, más perchas cabrán-, para instalar allí nuestras piezas de cubertería. La madera puede tener el acabado que más nos guste, así que si le queremos dar un toque más personal podemos lijar la madera, pintarla, etc.

Por último, solo tendremos que usar un taladro para agujerear las cucharas y clavarlas en el tablón cuidadosamente. ¡Y listo!

Foto: Nicki Mannix

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...