Así se restaura un viejo armario de madera fácilmente

Para restaurar un viejo armario de madera simplemente debes limpiarlo y quitarle la pintura o barniz viejo que tenga con disolvente. Una vez que lo hayas hecho, impermeabiliza la madera, repara con masilla y pinta con una nueva pintura o barniz dando dos capas

Restaurar viejo armario de madera

Todos tenemos un viejo armario de madera en casa que parece que ya no tiene utilidad. Generalmente está desgastado, lleno de polvo y es un elemento poco estético. De hecho, muchas personas acaban tirándolo a la basura porque parece más un estorbo que otra cosa.

Si estás pensando en hacer lo mismo, es mejor que los pienses dos veces. Eso es porque un armario de madera viejo puede restaurarse fácilmente, haciendo que parezca nuevo e incluso siendo un elemento decorativo muy interesante. Si no sabes cómo hacerlo, no te preocupes, ya que es un proceso muy sencillo.

Trucos para restaurar un armario de madera sin mucha dificultad

Lo primero que hay que hacer es limpiar el armario, ya que muchas veces la parte que más feo lo hace es la suciedad. Simplemente necesitas un poco de jabón neutro, agua y una esponja. Con esto ya quedará completamente limpio.

Después de eso, coge un paño con disolvente y quita la pintura vieja de la madera, la cual seguramente esté muy desgastada y vieja. Si no sale la pintura con el paño, puedes ayudarte de una espátula o de lija.

La madera está desgastada, así que toca restaurarla. Lo primero es impermeabilizar y secar, un proceso que protege la madera contra la humedad y contra las termitas. Después de eso, hay que cubrir los agujeros y las grietas del desgaste con masilla, algo que tiene un fin estético.

Ahora que ya está el armario restaurado y libre de daño, toca darle el toque final para que parezca como nuevo. Tienes la opción de aplicar una nueva capa de pintura o de aplicar un barniz, para que tenga una apariencia de madera nueva. Simplemente con conseguir pintura o barniz especializado para madera será suficiente. El color y el estilo a elegir dependerá totalmente de tu gusto personal.

Una vez que tengas la pintura o barniz, aplica la primera capa con una brocha o con un spray. Hazlo con cuidado y con paciencia, tratando de pintar de manera uniforme. Una vez que hayas terminado con la primera capa, debes esperar a que la pintura se haya secado, algo que también te permitirá ver cómo está quedando.

Después de eso, te toca darle una segunda capa de pintura, la cual ya le dará el toque final y hará que se vea espectacular. Al acabar, simplemente espera a que se seque y ya tendrás tu armario totalmente restaurado y presentable, listo para ser un elemento decorativo más de tu hogar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...