Cómo acabar con una plaga de hormigas en el hogar

Acabar con una plaga de hormigas es una tarea costosa cuando se han aposentado en el hogar: sigue su rastro y extermina el nido, después… ¡limpieza exhaustiva cada día!

Hormiga

Cuando no existe un régimen exigente de limpieza en el hogar, podemos sufrir la invasión de todo tipo de insectos que van buscando el alimento y encuentran en nuestro nicho de basura su mejor hospedaje. Si no actuamos a tiempo, nidos y crías pueden dar lugar a una auténtica plaga doméstica y al final acabamos encontrando bichos en cualquier parte de la casa. Si tenemos la suerte de que son hormigas y no otra clase de insecto como las cucarachas –que es mucho más desagradable y difícil de matar-, podemos al menos actuar con más sosiego. ¿Qué pasos debemos seguir? Veámoslo:

En primer lugar debemos efectuar una limpieza impoluta del hogar, especialmente en aquellas zonas donde haya presencia de bichos: limpieza de suelos, armarios, ladrillos, paredes… nos acabaremos dando cuenta de la inmundicia que puede llegar a generar el abandono de la casa tan solo en uno o dos meses. Este es el primer paso que realizamos todos automáticamente casi por inercia, pero no es suficiente, porque ahora que las hormigas están ya dentro de casa, tendremos que expulsarlas y acabar con ellas. Para ello tendremos que encontrar de dónde vienen. Contamos con una gran ventaja, porque las hormigas en cuanto se sienten amenazadas vuelven corriendo a su nido. Además, suelen circular en hilera y si encontramos a una y seguimos su rastro, encontraremos a las demás. Por lo tanto, deja con vida una de ellas, ahuyéntala con la mano o un trozo de papel y sigue su agitada carrera hasta que se meta por un agujero… ¡y voilà! He aquí una de las principales entradas y salidas: tápala con masilla o con cualquier otro material para obstruir ese canal, y antes: pulveriza bien con un insecticida.

Identificado el agujero que normalmente será una resquebrajadura pequeñita en el techo o una abertura mínima entre los ladrillos de la cocina o del baño, examinad bien el resto de la sala para obstruir aberturas similares. Los marcos de los enchufes e interruptores también suelen ser un punto de entrada y salida frecuente: vigílalos. A partir de este momento, una limpieza a raya mantendrá alejadas a las hormigas, y con todos los canales cerrados, ellas mismas buscarán otro camino…

No olvidemos que hablamos de plagas. Puede ser que si identificamos el problema antes de que se produzca una invasión, simplemente encontremos un insecto muerto detrás del frigorífico o un trozo de pan debajo de un mueble que ha acabado por generar bacterias y atraer a las hormigas… en ese caso bastará limpiar bien y matar todo lo que pillemos por ahí. Pero si la cosa ha llegado más lejos… entonces habrá que sellar y desinfectar a fondo con amoníaco. Existen muchos productos caseros que nos servirán después para ahuyentar a las hormigas: uno de los más efectivos es el zumo de limón. Exprime varios de ellos en un recipiente y luego coloca el líquido en un pulverizador. Rocíalo en aquellos lugares donde haya presencia de hormigas o, incluso puedes colocar rodajas de limón enteras cerca de puertas y ventanas… o directamente emplear ambientadores de limón y verás que ya no vuelven a aparecer por allí jamás.

Si no quieres apestufarte con limón, entonces puedes probar también con la canela en polvo y el clavo, dos especias igualmente eficaces para la lucha contra las hormigas. Espárcelas por los sitios oportunos y conseguirás que se alejen. Más de lo mismo ocurre con el bicarbonato de sodio y azúcar, es una mezcla muy nociva para las hormigas y aprenderán rápido a no acercarse.

Limpieza

Ten en cuenta, eso sí, que las hormigas son muy golosas y son atraídas rápidamente hacia lo dulce… vigila el bote de azúcar porque es muy probable que te lo encuentres lleno de hormigas, aunque nunca entenderás cómo han podido entrar, al menos puedes entender cómo han acabado allí.

Si queremos lanzarnos más a lo profesional y olvidarnos de los remedios caseros, entonces tenemos otros productos químicos que podemos adquirir para erradicar la plaga. Una mezcla infalible es el detergente que usamos para lavar platos y un poco de bórax o ácido bórico. El detergente actuará inmediatamente y el ácido ejercerá influencia a largo plazo, lo que lo convierte en una mezcla única para este tipo de situaciones. Teniendo en cuenta que las hormigas se alimentan de este polvo, muchas de ellas recolectarán la comida para el resto de la colonia… infectando a todo el nido, incluida la reina. Y ya sabéis que cuando la reina muere, muere el clan. Así de fácil, ya lo veis: productos al alcance de todos y sin necesidad de recurrir a productos muy agresivos en toxicidad.

Y si queréis aseguraros del todo… preparad una olla de agua hirviendo y vertirla entera por el hormiguero. ¡Adiós plaga!

Fotos: Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...