Cómo incentivar a los niños para que limpien su habitación

Para que tu hijo limpie su cuarto, debes predicar con el ejemplo e incentivar la limpieza con acciones positivas. Eso sí, evita el refuerzo negativo y los castigos por no limpiar, ya que lo asociará como algo negativo.

Incentivar niños limpiar habitación

Saber limpiar las habitaciones y tener una casa ordenada es un gran hábito que hay que aprender desde niño. Por este motivo, deberías incentivar a tus hijos a hacerlo desde pequeños, ya que así tendrán el hábito cogido para toda la vida.

Sin embargo, incentivar a los niños no es algo tan sencillo como parece. Al ser una tarea desagradable y muchas veces aburrida, muchos se escaquearán, especialmente si trabajas fuera de casa. Por suerte, todavía hay algunas formas de conseguir incentivarlos para ordenar su cuarto.

Así podrás incentivar a tus hijos a limpiar su cuarto

En primer lugar, hay que saber que la disciplina totalmente férrea no funciona. Tratar de hacer que tus hijos limpien simplemente porque les obligas no es la mejor idea, pues podrían asociar las tareas del hogar como algo negativo. Eso provocará que dejen de hacerlo en cuanto no les estés supervisando.

En vez de castigar la mala conducta, es mejor recompensar la buena conducta, dando premios a tu hijo por hacer las cosas bien. Esto hará que asocie la limpieza como algo positivo y le dará la motivación, la cual es muy necesaria especialmente en las primeras fases.

Eso sí, esto no significa que haya que dejarlos totalmente bajo el libre albedrío, especialmente si son jóvenes. Lo mejor es hacerles ver que la limpieza es un hábito normal que cualquier persona debe hacer, así como lavarse los dientes o comer todos los días.

Empieza por enseñar a tus hijos tareas sencillas, como hacer la cama todos los días o limpiar el polvo una vez a la semana. Para que se vaya acostumbrando poco a poco, deben ser en un principio fáciles de hacer, hasta que coja el hábito. Después de eso, se le pueden añadir nuevas responsabilidades como la de barrer y fregar. La clave es que lo haga como algo cotidiano, sin que le cueste, cogiendo el hábito como algo normal que tendrá que hacer siempre, no como un esfuerzo extra.

A medida que vaya creciendo, se irá dando cuenta que es más cómodo estar en un hogar ordenado, con una cama bien hecha y con todo a la mano. Esto será especialmente así si tú predicas con el ejemplo, es decir, si ve que tú mantienes tu cuarto limpio y te preocupas por el tema de la limpieza. Recuerda que eres el primer ejemplo de tu hijo y que él tenderá a imitar lo que haces, así que estaría bien que le dieras un buen ejemplo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...