Trucos para limpiar la casa gastando poca agua

Limpiar la casa es importante, pero también lo es el ahorro de agua. Por suerte, se puede limpiar ahorrando bastante agua, siempre que te centres en la limpieza en seco y no derroches

Limpiar poco agua

A todos nos gusta tener la casa limpia, ya que nos sentimos mejor y nuestra casa es mucho más atractiva. El pensamiento general es que hace falta gastar mucha agua para limpiar a fondo, algo que puede echar para atrás a las personas concienciadas con el ahorro de la misma.  

Eso sí, no te preocupes, ya que puedes limpiar tu casa fácilmente sin tener que usar tanta cantidad como te crees. Gracias a esto, podrás contribuir a que no se derroche a la vez que vives en un entorno higiénico y agradable.

Trucos para ahorrar agua al limpiar

En primer lugar, céntrate en los aspectos de limpieza que se pueden hacer en seco, es decir, sin agua. Esto incluye barrer, podar las plantas o quitar las telarañas. Haciendo todo esto, vas a quitar la mayoría del polvo y ya tu casa va a parecer otra completamente diferente. También encárgate de mantenerlo todo ordenado, pues eso crea una sensación de suciedad.

Además, no te olvides de limpiar el polvo de las mesas y los muebles, utilizando para ello un plumero o un paño. En este caso, puedes usar un paño húmedo, pero no hace falta que uses mucha agua, ya que con unas gotas será suficiente.

A la hora de fregar, no hace falta que llenes el cubo hasta los topes, ya que bastará con echar la cantidad justa para poder mojar bien la fregona. Asimismo, en muchos suelos tampoco hace falta fregar todos los días, pues será suficiente con barrer y pasar una mopa, dejando el fregado para limpiezas más a fondo.

La única excepción es el baño y la cocina, pues son zonas donde sí que se acumula más suciedad y hay que fregar muy a menudo. Puedes usar un poco de vinagre con bicarbonato para limpiar las baldosas más fácilmente, sin que haga falta dar varias pasadas.

A la hora de fregar los platos, trata de usar la cantidad justa de agua. Moja el estropajo con un poco de agua y ve enjabonando los platos y frotando para quitar la suciedad.

Una vez que lo hayas hecho, apártalos y deja al jabón actuar, algo que ayudará a disolver mejor la suciedad. Luego simplemente tienes que aclararlos, poniendo todos los platos que puedas en la pila para aprovechar al máximo el agua. A la vez que lo haces, repasa los platos para ver si ha quedado algo de suciedad y quítala con el estropajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...