Trucos para saber si hay que cambiar el colchón

Por lo general, un colchón dura 10 años, pero a veces dura menos. Para saber si debes cambiarlo, comprueba si tiene deformidades, si te hundes en el centro, si tiene la tela desgastada, si los muelles hacen ruido y especialmente comprueba si descansas bien o no.

Trucos saber cambiar colchón

Como estamos la tercera parte de nuestra vida en la cama (o deberíamos estarlo), es natural pensar que el colchón donde dormimos es importante. Cualquiera que haya dormido en un colchón bueno sabe la diferencia que hay en la calidad del descanso y en la recuperación.

El problema es que el colchón se va desgastando poco a poco y como se duerme todos los días en él, es difícil darse cuenta de cuando está listo para cambiarse. Por suerte, hay algunos trucos para saber cuando le ha llegado la hora.

Los secretos para saber si hay que cambiar el colchón

Por lo general, un colchón tiene una duración de unos 10 años, tiempo que suele marcar el fin de su vida útil. Eso sí, hay veces en las que pierde su calidad unos años antes, algo que se puede notar con ciertas cosas que ocurren.

Los colchones en buen estado son uniformes, es decir, no tiene zonas más hundidas que otras. Si en tu colchón ocurre algún abultamiento o hundimiento, es una señal inequívoca de que hay que cambiarlo. También ocurre en el caso de hundirte en el centro del mismo, otra señal de que está completamente desgastado.

En el caso de que funcione con muelles, los vamos a notar cerca de nosotros y van a hacer mucho ruido. Si al moverse hace mucho ruido, es que hay que ir buscando otro mejor. Además, también podría haberse desgastado la tela que lo cubre, algo que es solamente estético, pero que también es una señal de que se han dormido muchas noches allí y quizá sea hora de cambiarlo.

Eso sí, la señal más importante y evidente de que un colchón no está en buen estado es el descanso. Si no descansas correctamente, es que el colchón no es de calidad. La razón es que no encontramos la comodidad y al dormir e inconscientemente damos vueltas en la cama, algo que provoca que el sueño no sea profundo.

Eso sí, esto no tiene por qué ser debido al colchón, ya que hay personas que tienen problemas para dormir por otras razones. El truco para saberlo es probar un colchón que sepas que es nuevo y probar cómo descansas ahí. Si te sientes mucho más descansado que en el tuyo ya sabes que tienes que cambiarlo.

Cuando detectes esos síntomas, cámbialo cuando puedas. Si quieres conservar el nuevo durante 10 años, apuesta por colchones de calidad, limpia habitualmente para evitar los ácaros y dale la vuelta cada 3 meses para evitar deformidades.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...